Mi historia del minimalismo

Después de ver por enésima vez el club de la pelea, me dio por buscar frases, simplemente porque Tyler tiene razón en todo lo que dice


Entonces ahí di con el blog http://www.theminimalists.com en donde una de sus entradas aseguraba que Tyler era un minimalista:

Yo solo habia escuchado de minimalismo para referirse a un lugar decorado con blanco y negro, después de leer esta entrada, y otra, y otra, me di cuenta de lo mucho que coincidia esta corriente del minimalismo con mi manera de ver las cosas, eso de “la vida simple” y que se yo.

Entonces cada vez que podia profundizar en el tema lo hacía, hablando con mas personas, mis padres, amigos, para ver que opinaban, recibí comentarios de toda índole. También googleaba y me fascinaba encontrar articulos al respecto y pensar “tiene tanta razón”.

Desde que soy chica siempre tuve esa idea de que mientras más cosas tuviera, más feliz sería, mientras más Barbies yo tenía, más feliz era. Y a lo largo de la vida yo sola me di cuenta que no era asi y que para mi funcionaba mejor todo lo contrario, desde pequeña me gustaba mas usar ropa de un solo color, o que me cargaban las exageraciones, siempre me identifique con lo sencillo y la frase “menos es más”. Crecí y después de pasar por mis primeros trabajos, vi realmente de lo que yo estaba echa, cuáles eran mis prioridades a la hora de gastar y no en cuanto a dinero, si no a tiempo, porque el tiempo es lo que tu gastas en hacer dinero que ocupas en lo que tu consideres tus necesidades.

 

Entonces ¿qué era mejor? ¿Ganar dinero y gastarlo en algo que algún día se me iba a romper o se podía perder? ¿Trabajar para viajar? ¿Ganar mucho dinero haciendo lo que odias y no tener tiempo para lo que a ti te apasiona? ¿Acaso alguien no puede hacer lo que mas le gusta, aunque eso le de pocos ingresos? ¿Qué le importa al resto si no tienes el auto del año o la casa más grande?

Son muchas preguntas que pasan por mi mente y cuando somos conscientes de que esta vida es una sola, y que es absolutamente nuestra y podemos hacer lo que queramos con ella, es cuando conocemos el real sentido que deseamos darle a nuestra vida.
Es demasiado corta como para pasarmela pendiente de que opina el resto, lo importante es que me guste a mi, y si puedo hacer un poco de dinero trabajando en lo que me gusta me estoy dando un lujo de verdad, eso es tan valioso que no tiene precio. Es más si no tuviera necesidades y no necesitara dinero, no cobraría.

Recuerdo que una vez comentabamos con un compañero de carrera que cuando viajas, no de vacaciones una semana, sino meses, y vas de ciudad en ciudad, te das cuenta de que todo lo que necesitas cabe en una maleta o dos, o una mochila.Eso es de lo que yo hablo, y ya que soy tan consciente de esto, sé que no quiero estar  endeudada por comprar y acumular cosas que no voy a usar o que no disfruto, siendo poco menos que esclava del dinero, malgastando mi juventud y trabajo, no quiero eso para mi.

Y quienes no lo comprendan pueden llamarlo mediocridad, pero les aseguro que aquellos que se atrevan a eso no son mas felices de lo que yo soy, ni estan haciendo lo que les apasiona la mayoría de su tiempo. Es más, dudo que alguien que diga ese tipo de comentarios sepa que en 100 años más va a estar muerto y al resto les va a importar un comino qué fue de su vida.

Hay varias cosas, que yo hacia mucho antes de que le pusiera apellido a mi estilo de vida, que van con esto del minimalismo:
– No guardo cosas por su “valor sentimental”
– No guardo cosas que podría necesitar en caso de que algo hipotético pasara.
– Tejo mi propia ropa
– Boto todo lo que no estoy usando, sin sentimantalismos
– Dono la ropa que esta en buenestado y no uso
– Regalo artefactos que sirven y no ocupo

Estas lineas solo tiene que ver con lo material, lo que ocupa espacio físico, pero los que vemos la vida de esta manera, sabemos que el minimalismo (como comenté en una entrada anterior) se aplica a todo: para pensar, usar el computador, el celular, los cuadernos, para combinar colores, para hablar, para la comida, la ropa, el maquillaje, los archivadores, las agendas, todo, menos los postres, los postres pueden ser una mezcla de papas fritas con helado bañados en chocolate, manjar, nutella y leche condensada.

Resumiendo mi punto de vista: yo prefiero que las cosas sean menos, pero de calidad; prefiero no tener cama y dormir en un colchón en el suelo, pero es el mejor colchón, tener un par de zapatos, que me duren años, a tener 2 pares y cambiarlos cada 6 meses. ¿Qué fome cierto? No lo es, la verdad es que el saber que tengo todo en orden y que solo tengo lo que necesito tener y eso es lo que ocupo, me da espacio y tiempo para preocuparme. Hay cosas que ya sabes como las harás, son predecibles, y eso te da tiempo extra para lo que tu quieras usarlo. Podria seguir hablando de esto, tiene muchas aristas, pero las dejaré para otras entradas.

Menos es mas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s